Estás en Padre de mascota

Los niños y las mascotas: una combinación perfecta

COMPARTIR |

Para algunas personas, los niños y las mascotas no son una buena combinación, en especial cuando se trata de chiquillos de corta edad. Muchos creen que hay riesgos, bacterias innecesarias y posibles accidentes, pero podemos asegurarte que esto está muy lejos de la verdad.

Si estás pensando en complacer a los chiquillos con un peludo en casa, no solo es una decisión importante, también podría convertirse en uno de los mejores aciertos.

Para garantizar que la llegada de ese cachorro o ese gatito en la casa sea de éxito, debes tomar en cuenta una serie de asuntos que te ayudarán a dar tan importante paso y convertirte en padre de mascota amoroso y responsable.

Mitos sobre niños y mascotas

Las personas que han tenido la oportunidad de ver crecer a sus hijos acompañados de un perro o gato amoroso, describen la experiencia como tierna, satisfactoria y muy educativa. Desde luego, una buena convivencia entre los niños y las mascotas de la casa, requiere de tu educación y supervisión constante.

En Internet puedes hallar cientos de anécdotas de niños que son muy afortunados junto a sus peludos. Incluso hay perfiles en Instagram como el de Samson The Goldendoodle que te robará más de una sonrisa, pues la relación de estos perros con su pequeño amigo Theo no tiene precedentes.

Parte del éxito de la relación de tu mascota con tus chiquillos radica, en buena parte, con la escogencia de la mascota. Cada perro, cada gato, tiene su personalidad y eso es evidente. Las razas de pastoreo, por ejemplo, suelen ser perfectas para los pequeños: tolerantes, pacientes, sumamente protectoras y amorosas.

Hay otras razas de perros un poco más nerviosas o celosas que podrías descartar. Averigua muy bien por la raza que mejor se adapta, no solo a tu espacio, también a tus hábitos de vida y a tu núcleo familiar.

Tratándose de los gatos, los orange tabby son de los más amorosos con los niños, también son muy conversadores, amorosos y graciosos. ¡Hay mininos que de verdad adoran a sus pequeños humanos al punto de sorprendernos con su incondicionalidad!

(Lee también: Suplementos para perros: uno para cada ocasión)

Una amistad incondicional

Además de los cuidados del padre y de la madre, para los niños es de mucho beneficio tener cerca a una mascota. Así como los padres ponen su atención en el pequeño, los perros y los gatos también cuentan con el instinto para reconocer en el chiquillo a uno de los miembros más frágiles de la familia.

Especialmente los perros, pueden llegar a mostrarse muy atentos con los pequeños de la casa, supervisándolos, jugando con ellos comedidamente y acompañándoles, para asegurarse de que siempre estén bien.

Pero no solo los perros o gatos cuidan de los niños, ¡no! También los chiquillos pueden aprender de esta experiencia a hacerse responsable de los cuidados y el bienestar de sus amigos peludos.

Enséñales con amor que ese cachorro o ese gatito que tanto aman, tiene necesidades como él: debe ser alimentado, tener agua limpia siempre en el plato, debe ser tratado con amor y con respeto y de vez en cuando tiene que dar un paseo o visitar al veterinario.

Si involucras a tus hijos, desde muy pequeños a los cuidados que requiere la mascota, no solo lo enseñarás a hacerse cargo de alguien más, también lo educarás en el amor, la empatía y la tolerancia. Aprenderá, desde muy pequeño, a ser gentil, respetuoso y responsable.

Niños cada vez más responsables

Muchos padres le aseguran a sus hijos que solo llevarán a un perro o a un gato a casa si él se compromete a cuidar de él. Con el paso del tiempo son los adultos los únicos en ocuparse de la mascota y esto es algo que debes prevenir desde el primer día.

En primer lugar, la mascota es un miembro más de la familia. Lo que te queremos decir con esto es que todos, todos en casa, son responsables. De hecho, mientras mejor se distribuyan los compromisos con respecto al cuidado de ese cachorro o ese gatito, mejor serán los resultados.

Está muy bien que quieras educar a tu hijo en la responsabilidad, pero la mejor forma de hacerlo es con el ejemplo. Dale tareas sencillas a tu chiquillo y vigila que las cumpla: podrías exigirle que se encargue de una de las comidas de la mascota, supervisando que lo atienda a la hora prevista y con la cantidad justa recomendada.

También podrías motivarlo a otras actividades sencillas y placenteras: como jugar con la mascota, cepillarla por varios minutos al día, llevarlo contigo cuando sea la hora de darle un paseo al peludo y permitirle que te acompañe al veterinario. Entenderá todo lo que hay detrás del cuidado de un animalito y así tu hijo o hija adquirirá un carácter responsable.

Un desarrollo emocional óptimo

Los expertos en psicología infantil aseguran que una mascota ayuda a los niños a comportarse de una forma más tolerante, tranquila, amorosa y respetuosa. La presencia de un animal en casa es de mucho provecho, no en vano algunos recomiendan a los perros o gatos para estar cerca de personas discapacitadas, ancianos o pacientes con trastornos de ansiedad.

Los animales nos dan amor de forma incondicional, en especial cuando identifican en ti a una persona respetuosa, empática y cariñosa. Para los niños, es muy importante crecer rodeados de ese afecto. Esto estimula notablemente su desarrollo emocional y sus capacidades para socializar saludablemente.

Algunas recomendaciones

Dependiendo de la edad del chiquillo, siempre es prudente que las interacciones de niño y mascota se lleven a cabo con tu constante supervisión. Introduce apropiadamente el niño al perro o gato, y viceversa, en caso de que sea el animalito el que se está integrando a la familia.

(Lee también: ¿Decidiste adoptar a una mascota en tiempo de aislamiento?)

Educa a tu hijo en el respeto a todos los animales y especialmente, hazle ver que la mascota del vecino, no es la misma que tiene en casa. Recuerda que hay perros o gatos que pueden tener una actitud hostil con ciertas personas. Evita accidentes enseñando a tu niños acerca de la prudencia.

En la etapa de crecimiento de tu pequeño, el niño puede ser un poco brusco con sus semejantes y con las mascotas. Una agresión podría provocar una reacción desfavorable en el perro o en el gato. Enseña a tu hijo cómo debe tocar a su peludo. Muéstrale cómo puede acariciar con suavidad su cabeza y evita una situación tensa en casa.

 

Referencias bibliográficas:

Vilma Medina (2018). La relación de los niños con las mascotas. Guía Infantil. Recuperado de:

https://www.guiainfantil.com/blog/296/la-relacion-de-los-ninos-con-las-mascotas.html

Cristina Soria (2018). Beneficios de que los niños crezcan con mascotas. Recuperado de:

https://www.hola.com/estar-bien/20181226134771/beneficios-mascotas-ninos-cs/

Caridad Torcuato (2017). Beneficios de que los niños crezcan con mascotas. Mis Mascotas. Recuperado de:

https://misanimales.com/beneficios-de-que-los-ninos-crezcan-con-mascotas/

Buscar Artículos


ARTÍCULOS MÁS VISITADOS

PRODUCTOS MÁS VISITADOS

¿Quieres recibir contenido exclusivo y los mejores consejos para el cuidado de tu mascota?